Amigurumis: reviviendo el tejido en esta época contemporánea

Tejer es una actividad antiquísima que solía pasar de generación en generación. Mi abuela tejía y le enseñó a mi mamá cuando ella era pequeña. Mi mamá teje, sin embargo, yo nunca me interesé en este arte. Si tuve que aprender a tejer a crochet en el colegio, en Educación Tecnológica, por allá en los años noventa. Hoy en día no sé si aún enseñan tejido en el colegio, pero lo dudo. Los tiempos han cambiado tanto que el tejido ya no es tan común como lo fue alguna vez y es visto como algo que solamente hacen las viejitas en sus tiempos libres.

El año 2011 cuando mi Universidad estuvo en paro durante ocho meses, sí ocho meses, me encontré con una palabra que no olvidaré nunca: Amigurumis. Creo que me la crucé en Facebook, y así comenzó mi viaje por un mundo nuevo en el arte de tejer. Hoy en día la simple palabra japonesa Amigurumi ha revivido el tejido de la mano de personas jóvenes interesadas en una técnica simplemente maravillosa. Los Amigurumis, o peluches tejidos, es una técnica de tejido a crochet que nació en Japón. Básicamente, la creencia japonesa es que los Amigurumis son peluches que alimentan nuestro espíritu de niño, tienen alma, y nos acompañan en cada momento. Fuera de la creencia japonesa, los Amigurumis han sido una manera genial de acercar el tejido a las nuevas generaciones.

El no tener clases y estar lejos de mi lugar de estudio me llevó a decidir querer aprender la técnica Amigurumi. Lo que llama la atención de esta forma de tejer en particular es que el hacer Amigurumis significa poder tejer cualquier peluche simplemente con la ayuda de un poco de lana y crochet. Generalmente los Amigurumis son diferentes tipos de animales pero en realidad la imaginación es el límite. Con solo una búsqueda en internet nos daremos cuenta que hay Amigurumis de personajes de video, de caricaturas e incluso de personas. Las figuras Amigurumis son tremendamente variadas y se tejen con una técnica en espiral. Básicamente tejer Amigurumis significa tejer a crochet en redondo. Parece difícil, pero es bastante fácil si tenemos la paciencia necesaria para aprender.

Estos amigurumis de Star Wars son muy atractivos

En mi caso personal, lo primero que aprendí fue que la mayor parte de la gente teje Amigurumis siguiendo patrones. Los distintos patrones para los Amigurumis que queramos se pueden encontrar por internet. El tema es que primero hay que aprender a leer esos patrones y por supuesto aprender los puntos necesarios en crochet para llevarlos a cabo. Si queremos aprender esta técnica, un crochet mediano, lana e internet serán nuestros aliados. Hoy en día una simple búsqueda en Google te permitirá llegar al conocimiento de cómo empezar en el mundo de los Amigurumis. Youtube también es una herramienta bastante buena a la hora de querer aprender los puntos necesarios para esta técnica. Basta con buscar el nombre del punto que necesites y aparecerán cientos de videos con demostraciones paso a paso de cómo tejer un punto en particular.

Yo que jamás tejí ni quise seguir la tradición familiar con respecto al tejido, me vi sumergida en el mundo Amigurumi llegando incluso a vender mis tradiciones en diversas ferias artesanales. Los Amigurumis son regalos espectaculares para niños y adultos y son sin duda aún una novedad en nuestro país. A su vez, la técnica Amigurumi parece ser espectacular a la hora de revivir el arte de tejer de la mano de jóvenes ansiosos por crear hermosos peluches de lana con modelos tanto simples como complejos. Tejer Amigurumis es tremendamente divertido, relajante y motivador. Ver el resultado final es espectacular pero sin duda lo mejor es saber que estamos reviviendo una tradición antiquísima que parecía morir a manos de una juventud que no le interesaba tejer, hasta ahora.